DeVOCiOnaL PaRa HoY

Rom 7:15 La verdad es que no entiendo nada de lo que hago, pues en vez de lo bueno que quiero hacer, hago lo malo que no quiero hacer.
Rom 7:17 Así que no soy yo quien hace lo malo, sino el pecado que está dentro de mí.
Rom 8:1 Ahora, pues, ninguna condenación hay para los que están en Cristo Jesús, los que no andan conforme a la carne, sino conforme al Espíritu.
Rom 8:3 Dios ha hecho lo que la ley de Moisés no era capaz de hacer, ni podría haber hecho, porque nadie puede controlar sus deseos de hacer lo malo. Dios envió a su propio Hijo, y lo envió tan débil como nosotros, los pecadores. Lo envió para que muriera por nuestros pecados. Así, por medio de él, Dios destruyó al pecado.
Rom 8:33 ¿Quién puede acusar de algo malo a los que Dios ha elegido? ¡Si Dios mismo los ha declarado inocentes!
Rom 8:34 ¿Puede alguien castigarlos? ¡De ninguna manera, pues Jesucristo murió por ellos! Es más, Jesucristo resucitó, y ahora está a la derecha de Dios, rogando por nosotros.
Rom 8:37 Antes, en todas estas cosas somos más que vencedores por medio de aquel que nos amó.

Queridos jóvenes no importa la caída, es solamente un tropiezo que nada ni nadie te impida seguir adelante como nos dice el apóstol Pablo no hay condenación ahora en Cristo, no mires atrás por nada, tenemos un enemigo que nos dice que no podemos que ahora como vamos delante de Dios con nuestro error, no lo escuches, escucha lo que Dios dice de tí, dice que eres más que vencedor, creéle a Él no lo que te dice tu mente. Somos más que vencedores en todo. Recuerda que ya no vivimos por nuestros deseos vivimos enfocados en Él por lo tanto no somos pecadores simplemente hemos caido en pecado, eso no nos hace pecadores.
¡Tenemos miles de razones para decirle adiós al pecado y la condenación de satanás!

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Archivo del blog